Iamim Noraím

La emoción sigue intacta

Durante este año, el Templo Libertad estuvo en funcionamiento. Pudimos retomar los servicios religiosos, tanto en la presencialidad como en la virtualidad. Pudimos compartir los eventos de nuestro calendario, arte y educación. En vivo o en diferido, nuestros servicios han sido presenciados por cientos de personas cada semana. Decenas se educan en cada una de las tres clases semanales. Los artistas comparten su arte a través de la presencialidad y de las redes de la institución.

Ha sido un tiempo de descubrimiento, difícil y maravilloso.

Nos aproximamos a Rosh haShaná y Iom Kipur, las altas fiestas del calendario hebreo. Necesitamos seguir acompañándonos más que nunca. El aporte de cada uno de nosotros será muy importante.

Cuenta el Talmud, que Rabi Eliezer dijo: “A pesar de que las puertas de la oración fueron cerradas, las de las lágrimas siguen abiertas” (Babli, Berajot 36a). Que podamos compartir las lágrimas de la emoción juntos, en comunidad.

Para concretar tu aporte podés enviarnos un correo a comunidad@templolibertad.org.ar